Besos por el Día del Orgullo Gay

-A +A
Imagen de redaccion
Por Redacción
24 Junio, 2014 - 11:10
besada por el orgullo gay

Activistas de la comunidad LGBTI lanzaron la convocatoria a través de internet y de sus redes comunitarias en Cuba para realizar una gran “besada” pública en contra de la discriminación y a favor de la diversidad sexual.

El contexto escogido es la Plaza Vieja, del Centro Histórico de La Habana, espacio que en los últimos meses ha sido escenario de reuniones espontáneas de personas que se han dado cita a través de los social media para realizar homenajes o acciones de sensibilización ciudadana.

Con la dinámica del flash mob, en ese sitio preferido de los turistas por sus atractivos arquitectónicos de la etapa colonial tuvo lugar la Ronda por Teresita, recordando a la cantautora Teresita Fernández, cuya obra dedicada a los niños ha trascendido como una de las más importantes de la cancionística cubana.

Esta vez el proyecto Arcoíris, colectivo que se declara independiente y anticapitalista, llama a celebrar el Día Internacional del Orgullo LGBTI, el 28 de junio, conmemorando los sucesos de Stonewall (Estados Unidos) de 1969. La fecha marca el inicio de la manifestación contra una redada policial violenta en un pub ubicado en un barrio neoyorkino de ambiente liberal, a la que opusieron resistencia durante varios días los grupos de activistas gays de aquella zona.

Lo que se conoce como el primer acto público a gran escala en que los homosexuales reclamaron sus derechos a la libre orientación sexual en el país norteño, y como uno de los motores del movimiento por los derechos LGBTI en el mundo, se celebra desde 1970 con las marchas del orgullo gay, que comenzaron también en Nueva York, Chicago y Los Ángeles.

La iniciativa que prepara Arcoíris sigue a la realizada en 2012, de similar naturaleza, y recupera la esencia pacifista y de fraternidad que ha caracterizado al Día del Orgullo Gay desde su primera celebración, al invitar a las personas a besarse en público, sin importar sus preferencias sexuales.

Sin embargo, los activistas parecen ser conscientes de que una performance de este tipo puede levantar ronchas entre no pocos sectores de la población cubana, la cual todavía permanece marcada por la impronta de relaciones sociales de fuerte raigambre patriarcal.

“Besarse en el espacio público debería ser derecho de toda persona, pero para muchos ojos constituye escándalo público si no ocurre entre heterosexuales”, dice el comunicado que invita a homosexuales, transexuales, bisexuales y simpatizantes de esta causa a asistir el sábado a la Plaza Vieja.

El grupo considera que esta será una manera de ejercitar la igualdad ciudadana y de poner en evidencia, además, “los dobles raseros morales que generan la homofobia, el sexismo, las lógicas discriminatorias que marcan las raíces de nuestra cultura y que debemos cambiar”.

La convocatoria asume también, de manera independiente, uno de los principales objetivos de las dos últimas ediciones de las Jornadas contra la Homofobia y la Transfobia, que se realizan en mayo en varias ciudades de Cuba y que han estado orientadas a las familias.

La comunidad LGBTI en el país ha denunciado que aún en muchos de los hogares sufren el rechazo y la marginación por manifestar sus preferencias sexuales.

El comunicado, que publicó en su blog Negracubanateniaqueser la también activista contra la discriminación racial Sandra Abdallah-Álvarez, incita a que el acto público sea también momento para festejar la inclusión en el recién publicado Código del Trabajo (Ley No.166 del Parlamento) de algunas líneas que respaldan los derechos de las personas homosexuales.

Al mismo tiempo, con el espíritu crítico que caracteriza a los miembros de la comunidad, la convocatoria redactada por Arcoíris pide que se reclame explicación sobre “la eliminación de la identidad de género y el estatus frente al VIH en la misma Ley”.

El grupo que pretende convertir este gesto de celebración por el Orgullo Gay en su pequeña revolución es uno de los más visibles dentro de los colectivos LGBTI que luchan porque no se haga difícil “salir a la calle cada día y vivir como personas no heterosexuales”.

Comentarios en este artículo

Cuba Contemporánea no admite ofensas contra personas o instituciones

Comentar este artículo